El país / Edición Impresa
El país / Edición Impresa

ENTREVISTA CRÍTICA DE LA ARGENTINA - MARGARITA STOLBIZER

“Los Kirchner tienen ánimo autodestituyente”

La candidata del Acuerdo Cívico y Social asegura que el ex presidente se va a “borrar” ya que es un “patotero e inmoral” cuando tiene mayoría pero “cobarde” en la debilidad. Se muestra dura con Nacha Guevara y De Angeli. Apoya a Binner para presidente.

Diego Schurman
10.05.2009

La explosión poselectoral. “Son Kirchner y Cristina los que dicen que Cobos va a terminar gobernando”.

Margarita Stolbizer entra como una tromba. El primer piso de Riobamba 67 está atestado de gente. Servicial, invita café, se disculpa por llegar tarde a su propio búnker y arriesga una carta de presentación. “Acá estoy, me están viendo, no soy una candidata testimonial”, dice la cabeza de lista de los aspirantes a diputados nacionales por el Acuerdo Cívico y Social en la provincia de Buenos Aires.

–¿Por qué cree que en el oficialismo sí hay candidaturas testimoniales?

–Más que testimoniales son candidaturas truchas, como trucho es el que se postula y sabe que no va a asumir.

–¿Aunque digan que se presentan para defender el modelo?

–Uffff. ¡Eso es un estafa! Lo de Scioli es una estafa. Ni tiene los requisitos para ser candidato. Siendo gobernador no puede ocupar otro cargo que dependa de un sueldo de la Nación.

–¿Es una estafa aunque avise que no va a asumir?

–Si aviso que yo voy a estafar y estafo sigue siendo una estafa. Scioli y los intendentes tienen que gobernar, no hacer campaña.

–¿Por qué Scioli siempre mide bien?

–Noooooo. Ya no tanto, es un mito. Ahora ni una grúa levanta a Kirchner.

–¿La inclusión de famosos en las listas también es una truchada?

–No voy a descalificar a alguien por su profesión. Nosotros tuvimos un actor, como Brandoni, que fue diputado. Él venía de una trayectoria política y gremial destacada. No es el caso de Nacha Guevara. Ella es parte de la desesperación oficial. Kirchner es igual a Menem, faranduliza la política. Nacha Guevara, quien hoy está pasando sus vacaciones en la Polinesia, va a asumir como diputada nacional para representar a los pobres de mi provincia, a los que no debe de haber visto ni en figuritas.

–¿Usted dice que es una paracaidista?

–Mire, Cristina Kirchner fue un desastre como senadora bonaerense. Jamás presentó un proyecto para defender a la provincia. Pero le reconozco su trayectoria, su militancia, su capacidad, su formación. En cambio, Nacha no representa ni podrá interpretar a los bonaerenses. Pero ése no es el tema crucial.

–¿Cuál es el tema crucial?

–El contexto. Adelantan la elección, Kirchner se mete por la ventana, cuando fue un patagónico toda la vida, después manotean a Scioli y a los intendentes. No hay límites para retener el poder. Los Kirchner hacen un país inmoral.

–Carrió dijo que Kirchner es fascista y lo comparó con el dictador Ceausescu.


–Lilita dice que es un gobierno corrupto y autoritario. Eso lo comparto. No lo diría con las metáforas que utiliza ella.

–Los Kirchner sí tomaron la idea del Apocalipsis de Carrió.

–La Presidenta calificó la elección como un escollo. Y dijo que está en riesgo la estabilidad institucional. Acá no va a venir ninguna catástrofe. La catástrofe es que los Kirchner no conciban la posibilidad de perder. Esta concepción del poder a perpetuidad que tienen los Kirchner nos pone en una situación de preocupación.

–¿Cree que esta forma de ejercer poder es propia del kirchnerismo o del PJ?

–Yo tengo discrepancias sobre cómo maneja el poder el peronismo. Pero esto es propio del kirchnerismo, exclusivamente. En estos 25 años de democracia nunca vi esto. ¡Ni con Menem!

–¿Se rompió la alianza con Cobos?

–No. Y no deberíamos defraudar a la gente porque ya creamos expectativas de cambio. Tenemos coincidencias con algunos intendentes de Cobos y ellos nos van a apoyar. No hay drama.

–¿Se siente cómoda compartiendo un espacio con Patricia Bullrich o Ricardo López Murphy?

–Soy de centroizquierda. Pero yo no resigné mis concepciones políticas. Pero estoy por construir una alternativa política. La Coalición reconoce la diversidad y que no todos pensamos igual. El Frente Progresista de Binner en Santa Fe es así, y el Frente Amplio uruguayo también. Por arriba, un paraguas de principios o valores. La defensa de la República, la ética y la justicia social.

–Pero cuando se va al terreno de lo concreto, ¿el Acuerdo Cívico y Social está a favor o en contra de la estatización de las AFJP?

–Acá se intentó ideologizar el debate de las AFJP y Kirchner se fumó la plata de los jubilados para subsidiar grandes grupos económicos.

–No me contestó.

–Y… hay algunos temas que deberíamos discutir. Yo quisiera uno público, incluso adherí a un sistema de reparto. Pero debemos discutirlo.

–¿Cuánto ayudó la muerte de Alfonsín al cierre con la UCR?

–Hubo un reconocimento hacia los valores vinculados con la decencia personal de Alfonsín. Son valores que no se ven en los que hoy gobiernan. Ricardo Alfonsín es igual al papá. Igual, igual.

–¿Se lleva bien con De Narváez?

–Me reuní muchas veces con él y con Solá. Reivindico el diálogo democrático. Pero representan otra cosa: son peronistas, compartieron la gestión de Menem. Nos separa el pasado y el futuro. Ellos se están peleando por la herencia justicialista. Como el resto de los peronistas, después de la elección se van a acomodar detrás de Reutemann o Scioli.

–¿La vinculación de De Narváez con la efedrina es sólo un episodio de campaña?

–No, porque los empresarios vinculados con la efedrina financiaron la campaña de Cristina y algunos de ellos terminaron asesinados violentamente. Esto se tiene que aclarar. No descarto que, además, el Gobierno se aproveche de la información para hacer una operación ya que el llamado detectado desde el teléfono de De Narváez ocurrió en 2006 y justo ahora se empieza a hablar de esto.

–De Gennaro va con Sabbatella en la provincia. ¿Por qué no está con ellos?

–No son lo mismo. Sabbatella ha sido un sostén del kirchnerismo, justo cuando se discutía la resolución 125. De Gennaro es más coherente. Me encantaría estar en una lista con De Gennaro. De hecho, alguna vez lo intentamos. Es una persona extraordinaria, de convicciones. Me da pena que tengamos caminos diferentes.

–Si gana Kirchner en la provincia, ¿lo ve buscando la presidencial?

–Kirchner ya no decide su tiempo, su tiempo feneció y no por decisión de él sino de la gente. Kirchner va a perder por el 70 por ciento de los votos y va a tener menos legisladores que ahora.

–¿Kirchner va a asumir su banca?

–No. ¿Se lo imagina bancando a su mujer desde un Congreso que el kirchnerismo ya no va a manejar? A Kirchner no lo veo jugando de minoría. Él es patotero e inmoral sólo cuando siente que tiene respaldo, sino es cobarde. Creo que se va a borrar.

–¿Se va Kirchner y se va Cristina?

–La verdad, no sé dónde van a terminar los Kirchner. Ellos mismos dicen que Cobos va a terminar gobernando. Lo dijeron Pérsico y D‘Elía. La oposición, ganando la elección, debe tender la mano a este Gobierno, sostenerlo para que no se caiga.

–¿Hay ánimo destituyente por parte de la oposición?

–Noooo. Los Kirchner tienen ánimo autodestituyente. Son ellos los que dijeron que si pierden explota el país.

–Ellos ven ese ánimo en la oposición. Y señalan un diálogo que Mariano Grondona y Hugo Biolcati mantuvieron en tevé.

–Le dieron demasiada entidad a ese diálogo. Lo sobreestimaron. ¿Qué representación tiene Biolcati y su Sociedad Rural? ¡Que no exageren!

–¿Sigue con problemas judiciales por apoyar al campo?

–Sí, por cortar una ruta. El fiscal Murray fue más papista que el Papa y buscó quedar bien con el Gobierno. Por eso pide mi procesamiento.

–Usted buscó sumar a Mario Llambías a su lista. ¿También a De Angeli?

–Llambías tiene una visión integral de la pobreza y la educación pública. De Angeli vino a una reunión con nuestro grupo y al salir dijo que le daba lo mismo yo o Macri. Para llegar al Congreso hay que defender un proyecto, no es todo lo mismo. Para De Angeli parece que sí.

–Qué opina de Luis D‘Elía, la contracara de De Angeli en la guerra gaucha.


–Es la peor fotografía del kirchnerismo. Un tipo patético.

–¿Hizo algo bueno el Gobierno?

–Crearon el Ministerio de Ciencia y Técnica, nombraron a Barañao y le aumentaron el presupuesto. Nada más.

–¿Nada más?

–Uffff. No. Es el gobierno del INDEC, que ya no tiene estadísticas confiables y tiene un patotero como Moreno para disciplinar e intimidar a los trabajadores.

–Moyano dice que tampoco cree en el INDEC.

–Moyano dice cada cosa. Dijo que quiere ser presidente. En el país de los Kirchner todo es posible. Otro es Barrionuevo, que nos quiere hacer creer que es disidente y en Catamarca estuvo con Kirchner. A los sindicalistas que se enriquecen a costa de sus representados, como a los intendentes que hacen las truchadas de las testimoniales, les limitaría la reelección.

–¿Por qué dijo que Carrió y usted son como Lennon y McCartney?

–Porque discutimos pero compartimos el grupo. Igual yo soy McCartney porque él está vivo y sigue siendo exitoso.

–¿La mató a Carrió?

–Noooooooooo. Es nuestra candidata a presidente para 2011.

–Pero ella dijo que yo no peleará por una presidencia.

–En ese caso, nuestro candidato es Binner, sin duda.

“El proyecto de medios no es malo”

-¿Acuerda con el proyecto oficial de Ley de Servicios Audiovisuales?

–Sí, no es malo. En cambio, es una vergüenza tener la Ley de Radiodifusión que tenemos hoy.

–Veo que difiere con Carrió.

–Acuerdo con ella en que el proyecto de ley se presenta como una extorsión en medio de un proceso electoral y de una disputa entre el Gobierno y Clarín. El Gobierno se cansó de hacer negocios con el grupo Clarín, pero como ahora no le es funcional, le manda esta ley.

–¿Entonces?

–Se tiene que discutir la ley en el Congreso pero después de la elección y ya con los legisladores que surjan de la misma. Antes no porque me da miedito este Gobierno.

–Morales dijo que el país iba hacia una “chavización” de los medios.

–No comparto. Desde mi espacio también dijeron que no hay que discutir esto porque no tenemos mayoría en el Congreso.

–Carrió dijo que prefiere defender un monopolio en vez de la ley.

–El proyecto oficial no es nada malo. Se hizo en base a 21 puntos de una Coalición por la Ley de Radiodifusión de la Democracia. Tomaron cosas de mi proyecto. Y hasta tomaron el nombre Coalición (se ríe). Habrá que sacar cosas que no están bien del proyecto. Pero hay que discutirlo sí o sí.

“Hay que desideologizar la lucha contra la inseguridad”

-¿La inseguridad se combate con planes sociales, con el mapa del delito de De Narváez o con la mano dura de Patti?


–Hay que desideologizar la lucha contra la inseguridad.

–¿Eso que significa?

–Muchos gobiernos fueron cómplices de esta situación. Antes, los delincuentes entraban a la casa cuando no había nadie. Hoy, buscan entrar cuando está la familia para ejercer la violencia. Eso tiene que ver con las drogas. El mundo de la droga cuenta con la connivencia del poder policial y político desde hace mucho. Si todos saben en qué kiosquito se vende el paco y el comisario no mete a nadie preso, yo lo pongo preso al comisario.

–¿Es un mensaje para Scioli?

–Scioli no generó el problema. Pero hizo creer que lo podía resolver. La política de seguridad de Scioli sólo creó el 911. Pero estamos cada vez peor.

–Entonces, ¿cómo se combate la inseguridad?

–Hay que poner en marcha una batería de acciones simultáneas. En tres planos. Primero políticas sociales, educativas y estructurales. Tiene que haber más luz en la calle, más patrulleros. Donde hay más luz hay menos delitos. Después, el tratamiento del delito, porque hoy la policía y la Justicia son un agujero negro. Por eso hay que poner en marcha la policía judicial: un equipo técnico que dependa de la Justicia y no del Ejecutivo. Y el tercer plano es la prevención posdelictual, la penitenciaria. Hay que resocializar a la gente.

–A veces se escucha de los propios políticos la idea de que quien delinquió debe “pudrirse en la cárcel”.

–Ni que se pudran en la cárcel ni que salgan y reincidan. Hoy, casi todos los que cometen un delito ya cometieron otro antes. De hecho, los dos que me secuestraron a mí este año se conocieron estando presos. Para disminuir la reincidencia no hay que desarraigar de su familia al delincuente que cae preso por primera vez. ¿Sabe por qué? Porque cuando vuelve a su casa, su mujer lo dejó por otro, sus hijos le dan vuelta la cara y encima no consigue trabajo. Eso prácticamente lo lleva a reincidir, siempre hay otros que lo llaman para integrar una banda delictiva.






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost