Culturas / Edición Impresa
Culturas / Edición Impresa

dora milea, directora, actriz y ahora también dramaturga

El desafío de la exigencia teatral triple

Como resultado de una carrera donde se formó con figuras respetadas y talentosas, ahora dirige Telémaco o el padre ausente y Maribel y su extraña familia, como actriz forma parte de La Compañía E, y además debutará este lunes como autora en Bang.

30.05.2009

Bang. Este lunes será la primera incursión dramatúrgica de Dora Milea, con el grupo surgido de un taller de investigación teatral.

Con una extensa experiencia como asistente de dirección que le permitió moldearse junto a reconocidos directores como Juan Carlos Gené, Tamzin Towsend, Francisco Javier, Lorenzo Quinteros, Leonor Manso, Daniel Marcove y Hugo Urquijo, entre muchos otros, Dora Milea hace rato que asumió un lugar y una mirada propias. En este momento, su exigencia es triple: dirige Telémaco o el padre ausente en el Teatro Nacional Cervantes; Maribel y su extraña familia en el Taller del Ángel; y Bang en La Carbonera, obra en la que debuta como autora.

“En cada puesta, mis primeros intereses son el actor y la imagen sobre el escenario, dos elementos que deben conjugarse. Pero, sin duda, lo más estimulante es la dirección de actores y es a partir del trabajo que se genera, que puedo llegar a una imagen”, dice Milea, que el año pasado dirigió La música, de Marguerite Duras, en El Nudo, y que como actriz forma parte de La Compañía E, con la dirección de Leandra Rodríguez.

Telémaco o el padre ausente, del chileno Marco Antonio de la Parra, se presenta en el Teatro Nacional Cervantes con un elenco integrado por Patricio Contreras, Patricia Palmer y Nicolás Mateo. Reflexión sobre el poder, la obra trata sobre un joven que busca a su padre por lo que la acción transcurre en América, Europa y en un lugar indeterminado, la tierra de nadie. “El lugar que la obra nos ofrece es ese que simbolizaría todos los lugares. Un lugar poético. Un interior: el de los personajes. No se trata de la dimensión temporal que miden los relojes, sino de la dimensión temporal interna de los personajes”, explica.

A partir de este lunes, por otro lado, en La Carbonera (Balcarce 998), el grupo Kantepri integrado por los actores Julia Azar, Sang Min Lee, Marcelo Martínez, Jose Luis González y la misma Milea (surgido en el taller de investigación teatral de La Carbonera), podrá verse Bang, su primera incursión dramatúrgica: “Intentamos transmitir la necesidad de encontrarle sentido al sinsentido y proyectar una pequeña parte de los comportamientos y derivaciones probables de la sociedad en esta búsqueda”, dice sobre estos cuatro personajes que deberán aprender que el hombre no es dueño de su vida ni de su muerte.

Por último, también dirige Maribel y su extraña familia, del español Miguel Mihura, interpretada por alumnos del Taller del Ángel (Mario Bravo 1239), de Patricia Palmer, obra que mañana se despide a las 19 horas.
Jueves 29 de octubre
Año VIII | Edición Nº781






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost