Nota de tapa / Edición Impresa
Nota de tapa / Edición Impresa

kirchner cita al fundador del pj pero para corregirlo

Perón, Perón, qué grande soy

Ayer pidió más “rapidez” para resolver el conflicto con el campo. Criticó la frase que aconseja ir “en su medida y armoniosamente”.

27.06.2008

Revisionista. Kirchner critica a Perón por su posición “blanda” en el golpe del 55: “Yo no me voy a refugiar en la cañonera”.

Néstor Kirchner insinúa cada vez más seguido que Juan Domingo Perón se equivocó. El ex presidente de la Nación comienza a discutirle a la historia y pretende encarnar una reelectura del peronismo.

Ayer, el presidente del Partido Justicialista volvió a citar a Perón en un acto en La Bancaria junto al gremialista inoxidable Juan José Zanola. Ante un auditorio fervorosamente pejotista, el santacruceño citó al fundador del movimiento varias veces y se animó incluso a criticarlo: “Con todo respeto por el General, él decía ‘todo en su medida y armoniosamente’, pero eso era en otro momento, lo dijo hace 34 años; ahora nosotros decimos a veces hay que hacer un país donde nos sintamos integrados a la rapidez que los tiempos indican”. Más tarde, Kirchner volvió sobre sus pasos para criticar al fundador del movimiento. “La frase de Perón la dijo en el 74, y después les fue mal a los trabajadores”, recordó.

Desde el inicio del conflicto con el campo, Kirchner se recostó sobre la estructura del PJ, se adentró en la doctrina partidaria y comenzó a repasar los textos fundantes del justicialismo. Cada vez con mayor frecuencia, Kirchner afirma que el país atraviesa un momento histórico y da a entender que, como representante de los “intereses populares”, no puede ceder.

Por eso, despotrica contra la “oligarquía” como no lo había hecho nunca antes. Ayer, en La Bancaria, les habló a los sectores medios: “Es fundamental que la clase media sepa qué es lo que está pasando porque no es la oligarquía su aliado; la clase media está ligada a la clase trabajadora, juntas conforman la construcción del campo nacional”.

Con cierta diplomacia, el santacruceño sugiere que el líder no tuvo la valentía ni el coraje necesarios en algunas instancias decisivas. Ayer habló de 1974. Pero no es la primera vez que Kirchner discute la actuación de Perón.

En la ronda de consultas con dirigentes oficialistas, cuestionó la decisión que adoptó el General en 1955 cuando se negó a enfrentar el golpe militar de Eduardo Lonardi e Isaac Rojas. Sus incondicionales le atribuyen una frase que lo emparenta con pasajes cruciales de la historia. “Yo no me voy a refugiar en la cañonera como Perón en el 55’”, dijo.

En el acto en La Bancaria, apeló a la versión setentista del peronismo para instar a sus diputados y senadores a que se decidan a votar a libro cerrado el proyecto de ley sobre retenciones móviles que su esposa envió al Parlamento. “La clase política debe terminar con la hipocresía; no se puede tener el retrato de Perón, Eva o el Che y cuando nos arremeten los primeros grupos de la oligarquía entramos a retroceder y a buscar negociaciones a costa de los argentinos”.

Sus declaraciones no hicieron más que profundizar una línea clara de pensamiento que viene esbozando. Tal como reveló Crítica de la Argentina, hace un mes, Kirchner arengó a los legisladores bonaerenses con una lección de historia. “Tamborini y Mosca también juntaron 300 mil personas antes del 46”. El ex presidente cita fragmentos del libro Conducción política, habla de un movimiento de “predicadores” y “realizadores” y les recomienda a los jóvenes de la agrupación La Cámpora que estudien los dos tomos de la biografía de Perón que escribió el historiador Norberto Galasso.

Toda batalla lo remonta a la historia. En medio de la pelea con Clarín, Kirchner bautizó “Paladino” Fernández al jefe de Gabinete. El ex presidente compara a su principal funcionario con Jorge Daniel Paladino, el delegado de Juan Perón que fue designado para negociar su regreso al país con el dictador Alejandro Agustín Lanusse, pero a mitad de camino cambió de planes (y de general). Paladino pasó a la historia como el hombre que comenzó como delegado de Perón ante Lanusse y terminó como delegado de Lanusse ante Perón.

El traje de líder del pejotismo que se calzó Kirchner lo llevó a retornar a la ortodoxia. Pero, en privado, el ex presidente siempre se quejó de las actitudes del “viejo”. Por eso, no puede evitar la grandilocuencia. Parece convencido de que la historia será más generosa con él a la hora de juzgarlo.

“Pónganla”, dijo a los diputados

En el medio de relectura de la historia peronista, Néstor Kirchner les envió ayer un mensaje inequívoco a los diputados oficialistas que están discutiendo si refrendan o no el proyecto de ley sobre retenciones móviles que envió Cristina Fernández de Kirchner al Congreso.

El ex presidente les dijo: “Hoy la Presidenta les está pidiendo que la apoyen para lograr la institucionalidad democrática. A los diputados y a todos los que están allá, lo veo a Díaz Bancalari, tengan coraje, pónganla (sic), jueguen con fuerza, piensen en el pueblo”.

En la platea lo escuchaban el diputado José María Díaz Bancalari, la diputada Adela Segarra y el soldado ultrakirchnerista Carlos Kunkel. Después repitió que el gobierno nacional y el peronismo kirchnerista “están dando la primera batalla fuerte por la redistribución del ingreso”. Y más tarde explicó cuál es el origen del conflicto: “Hay sectores que quieren que el Gobierno haga lo que ellos quieren. No les gustan los gobiernos que luchamos contra la concentración del poder”, postuló.






Herramientas de Usuario
© 2008 - 2009 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
NetLabs   IAB   Datahost