El país
El país

MIRADAS

Uñas, dientes, votos

Empieza una etapa nueva, parecida y distinta. Se viene el alud que el dique electoral estaba conteniendo: aumentos, despidos, conflictos. M. Caparrós.

Por Martín Caparrós
29.06.2009
Dejar un comentario

Ayer a la mañana un comando militar derrocó y desterró al presidente de Honduras, Manuel Zelaya. Fue un golpe de Estado supuestamente “legalista”: los militares rebeldes dicen que lo dieron para impedir que Zelaya siguiera adelante con sus planes de reforma de la Constitución para poder ser reelegido –que la Suprema Corte de su país había declarado ilegal. Un golpe militar en Honduras no habría sido noticia hace veinte años; ahora lo es, y sólo queda desear que no sea un principio: la vuelta de un recurso político que parecía archivado –por impopular, por condenado, por innecesario para los poderosos de nuestros países, que aprendieron a gobernar sin semejante desprolijidad.

El golpe hondureño se dirigió a la cuestión principal de la política contemporánea: la conservación del poder. No hay tema que preocupe más a los gobernantes que seguir siéndolo; no hay cuestión que provoque tantos esfuerzos, tanto debate desde Honduras a Brasil, desde Colombia a Níger. A ningún sector le gustó nunca abandonar el poder; ahora son los hombres –el hombre fuerte de cada lugar– los que lo defienden con uñas y dientes. Es otro efecto de la falta de programas, de proyectos, de partidos políticos que los sostengan: si los hubiera, no importaría demasiado quién, qué personaje los lleva adelante. Pero no hay, y lo que queda son grupúsculos que se apoderan de los gobiernos con el sano propósito de guardarlos todo lo que puedan –y eso se transforma en el motivo principal de su existencia.

El kirchnerismo también perdió porque quiso retener el poder a toda costa. Para eso se le ocurrió aquel plan genial de alternarse en la presidencia con su señora y conseguir así doce años en lugar de ocho, ¿se acuerdan? Fue hace mil años, o quizás dos. Ese plan de amarrocamiento del poder fue el que hoy recibió, formalmente, el rechazo de los votos. Kirchner y Scioli van perdiendo –a esta hora, en que los números todavía pueden cambiar– la provincia de Buenos Aires contra un invento del marketing publicitario. Y sí perdieron el resto del país contra cualquiera que se les presentara –incluso en su propia provincia: la herida insoportable. Es temprano: en unas horas se podrá hacer la cuenta global, nacional, para saber cuántos millones de apoyos perdió el kirchnerismo en estos 24 meses.

Y la cifra es más dura cuando se considera la cantidad de argentinos que no votaron: es cierto que unas elecciones legislativas nunca atraen tanto como las presidenciales, pero un 60 por ciento de participación es un signo claro del interés que nuestros políticos consiguieron provocarnos. Es un 16 por ciento menos que en las últimas presidenciales: entre el 2007 y ahora, cuatro millones de personas se bajaron de la participación democrática. Si eso no es un fracaso, que nos cuenten cómo es fracasar.

El kirchnerismo va sacando alrededor del 32 por ciento de los votos en la provincia de Buenos Aires y el 11 por ciento en la Ciudad de Buenos Aires: dos mundos uno al lado del otro. Es el reflejo de esta Argentina partida, quebrada, que inventó el proceso militar-menemista: el voto del segundo cordón pauperizado versus el voto de la clase media porteña sobreviviendo todavía.

Que decidió olvidar el apocalipsis errático de la doctora Carrió y su banquero amigo, y votó mucho a Solanas. Se habla poco de la elección de Proyecto Sur: hoy todos hablan de Pino. El Proyecto Sur es uno de los grandes ganadores de estas elecciones, pero es cierto que también lo votaron miles de personas que no conocen su programa y se identificaron con su primer candidato. Su desafío es pasar de un brote de aprecio personal a la Zamora a la construcción de un partido o movimiento: convertir su ascendiente en un proyecto común que vaya más allá de personas y personajes, y abra el espacio para la participación y el debate generalizados. Ojalá pueda hacerlo.

Hoy empieza una etapa nueva, parecida y distinta. El Congreso no va a ser el mismo y los candidatos empezarán a acomodarse para el 2011 –a pelearse por los despojos del peronismo y el poder–, pero lo decisivo que se viene en estos días no tendrá que ver con las chicanas politiqueras sino con la vida social y económica. Se viene, sobre todo, el alud que el dique electoral estaba conteniendo: aumentos, despidos, conflictos. Unas cifras podrían ser la síntesis: la gripe chancha por ahora es un ruido de fondo, pero quizá mañana empecemos a descubrir que la Argentina es el país con la tasa más alta de mortalidad por H1N1 en el mundo. En una epidemia como ésta, cierto nivel de contagio es muy difícil de evitar; la diferencia está en los tratamientos que reciben los contagiados. Las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud lo dejan claro: en Canadá hubo 19 muertos sobre 6.732 enfermos: un muerto cada 354 enfermos. En Chile, un muerto cada 718 enfermos. En Estados Unidos, un muerto cada 246 enfermos. En Guatemala, un muerto cada 127 enfermos. En Jamaica, Corea, Francia, Paraguay, India, Cuba, Ecuador, Vietnam, Brasil, Uruguay, Tailandia y muchos otros hubo enfermos pero no muertos. En la Argentina llevamos 1.587 enfermos y 28 muertos reconocidos: un muerto cada 57 enfermos. Y, en los últimos días, la OMS registra aquí 178 nuevos enfermos y 14 muertos: un muerto cada 15 enfermos. Al principio, en Argentina sólo se enfermaron los que viajaban a Disneyworld. Ahora, que el contagio se democratizó, las muertes se amontonan y hablan de un Estado que desdeña sus obligaciones más urgentes. Así, no es raro que millones de argentinos decidan no votar. Honduras parece lejos, y espero que lo siga pareciendo.

Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Ana Tablar 47 años  | 

El 29 de junio Martín Caparrós escribe en el diario Critica un artículo titulado “Uñas, dientes, votos” que me hizo reflexionar, no por acordar con lo que expone sino por la peligrosidad de algunas ideas que allí subyacen. Vamos por partes, el artículo comienza reproduciendo las razones que alegan los golpistas de Honduras para atentar contra los derechos del pueblo, derechos que entre otros les permite plebiscitar para expresar su voluntad de reformar la Constitución. No sólo no desmiente ni cuestiona estas razones de “legalidad” que se pretenden dar, sino que a la hora de hablar del golpe dice que es “la vuelta de un recurso político que parecía archivado –por impopular, por condenado, por innecesario para los poderosos de nuestros países, que aprendieron a gobernar sin semejante desprolijidad”. Ahora bien, los recursos políticos deben ceñirse a las reglas de juego institucional por lo que un golpe de estado no es un recurso político. Por el contrario, un golpe de Estado es una u

Karina 32 años  | 

Me extraña, Martín, ese tono tan golpista de diario Clarín... me extraña que acordando con vos -casi- siempre, esta vez me parezca -tu prosa- espantosamente débil, horrorosamente acorralada, fugazmente denunciadora. ¿Qué significa la asociación entre el golpe en Honduras y lo aberrante de esta democracia que da hasta para que yo misma mañana vaya a mi laburo -soy docente- y lleve a mi hijo a la escuela? ¿Encerrarse, no darse la mano, no tomar mate, no ir a las escuelas, ni al cine ni subirse al colectivo es la solución? Si alguien lo tiene tan claro -yo no- por favor, dejen de hablar boludeces y denuncien formalmente que acá no se declara una epidemia porque nos quieren matar a todos de a poco. Y si no déjense de joder, no necesitamos ni ideas de golpes, ni cómplices nihilistas, por favor.

kk 0 años  | 

mi explicacion de los resultados: provincia - de narvaez (duhalde movio su "aparato") capital - de michetti (los fachos de siempre- antes ucd etc) pino (los bobos pseudoprogres utiles a la derecha de siempre). A Pino solo le interesa ganar la capital en 2011 (el lo ha dicho), mientras, el pais que se incendie, que patriota...

lele 2 años  | 

esto va mas alla de peronismo o scioli (palabras al fin). hay que ver los hechos: nueva corte suprema, universidad y jubilaciones publicas, nueva politica exterior, derechos humanos, despenalizacion del consumo de drogas...¿argentina año verde? a partir de ahora lamentablemete si . Lo que pasa es que criticar siempre es lo mas facil y para apoyar al gobierno hay que tener h., porque obviamente hacen muchas cosas mal

Lucas Roman 26 años  | 

Compañero, compatriota, querido trabajador argentino; no se da cuenta que el actual peronismo es una mentira? y encima que no existe mas? No se deje engañar tan facilmente! ?Acaso Menem fue el sucesor de Peron? ?Kirchner tiene la linea del general? Por favor!! El peronismo murio con el mismisimo Juan Domingo. Basta de usarlo como bandera. Como a los gobernantes actuales no se les cae una sola idea, tienen que recurrir (falsamente) a ideas pasadas.

1 2 3 4 5 6 7 8
© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost