El país
El país

POLÍTICA DESDE EL LLANO

Historias de un Fino y un niño bien

Es penoso ver que en tan poco tiempo las acciones de un oscuro policía hayan deglutido a un gobernante elegido en democracia y que hoy se agita ahogado en su soberbia de no haber oído a quienes le advirtieron lo que ocurriría. A. Fernández.

Por Alberto Fernández
22.11.2009
Dejar un comentario

Mauricio Macri ha cumplido su sueño: tener un cuerpo policial que le responda. Ha logrado instituir la Policía Metropolitana, una peculiar fuerza que no opera como auxiliar de la Justicia y que no tiene aptitud legal para brindar seguridad en la ciudad de Buenos Aires.

Aunque nadie entiende claramente qué es lo que hace esa policía, Macri la ha dotado de autos, motos y hasta de armamento. Tan encantado está con su fuerza que ha dejado trascender la creación de una suerte de “equipo de elite” que aunque aspira convertirse en el SWAT porteño carece de toda competencia normativa para serlo. Nada de eso importa en una gestión signada por la estética y en la que, al fin y al cabo, las cosas no son como son sino como se exhiben.

Para leer la nota completa hacé click acá.






Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost