Críticas
Críticas

CINE

Como granos de arena

Un 8 para Las playas de Agnès. Es la vida de la directora Agnès Varda contada por ella misma a través de las playas que visitó. Metáfora con su vida. Cartelera.

29.04.2010
Dejar un comentario

Persona y personaje. Agnès en su film. Consulte todos los trailers de los estrenos de la semana en la TV de Crítica de la Argentina.

Fotografía de la nota

Persona y personaje. Agnès en su film. Consulte todos los trailers de los estrenos de la semana en la TV de Crítica de la Argentina.

Click fuera del recuadro para salir

Las playas de Agnès es la vida de Agnès Varda contada por ella misma a través de las playas que visitó en su vida. La metáfora sirve para pensar que la vida (de cualquier persona) es una alternancia entre partidas y quietudes. Lo interesante de la vida de Agnès Varda como objeto cinematográfico es que el relato va transformando el mundo entero en una playa, el tiempo vivido en unas vacaciones eternas. Como si vivir fuera un juego. Pero no: no deberíamos ser tan optimistas ni mirar la alegría de la abuela Agnès como una especie de inductor de la resignación –cuando no de la estupidez. Las playas de Agnès es en realidad un ejercicio respecto de cómo el cine, para ser cine, debe transformar lo real en memoria.

De memorias, pues, se trata. Varda habla de su infancia, de sus comienzos en el cine, de sus amistades, de su romántico y trágico matrimonio con Jacques Demy, de sus películas, de sus hijos. Es, en cierto modo, una construcción ficticia que tiene como fin transmitir al espectador esas emociones, como si se tratara de un film de aventuras pura invención. Un gran experimento, porque no se trata de cuestionar la barrera entre la ficción y la realidad sino de construir una ficción verídica con lo real. El film se construye sobre la imaginación, que da sentido a una vida donde se puede ser pescadora en un barquito marsellés, ser vecina de Alexander Calder, sacarle una foto a Gérard Phillippe, o ser amiga íntima de Harrison Ford. “Un hombre ante el mar para mí es siempre como Ulises sin querer volver a Ítaca”, dice Varda en un momento y no suena para nada pretencioso, sino pura imaginación en juego, pura memoria. O sea, puro cine.

Otros estrenos:
Ricky.
Todas las vidas, mi vida.

Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost