El país
El país

OPINIÓN

Que el azar no sea el que premie

Hace mil años, en el ochenta y pico, cuando éramos jóvenes e inmortales, decidimos comprar una revista y gestionarla. Por Jorge Lanata

Por Jorge Lanata
13.06.2008
Dejar un comentario

Hace mil años, en el ochenta y pico, cuando éramos jóvenes e inmortales, decidimos comprar una revista y gestionarla. La revista era el mensuario El Porteño y la "empresa" se llamó Cooperativa de Periodistas Independientes, un grupo de periodistas en algunos casos (como el mío) bastante ignotos y también de la generación anterior a la nuestra (Osvaldo Soriano, Eva Giberti y Miguel Briante, entre otros). La aventura de editar, por primera vez, una revista, se sumaba al vértigo caótico de las asambleas: éramos víctimas de nuestra propia ingenuidad, pensábamos que una cooperativa debía vivir en estado de discusión, y cada mes, cada ejemplar, se discutían los contenidos entre treinta personas. A nadie se le ocurrió lo lógico: nombrar a las autoridades por un año y dejarlos trabajar tranquilos para luego, eventualmente, removerlos.

Yo era, en ese caos, el jefe de redacción. Pero aquel estado de koljós embrionario (así se llamaban las granjas colectivas soviéticas establecidas en 1928 por Stalin) era todavía peor: todos ganábamos lo mismo. El director ganaba lo mismo que el cadete (que era un gran chico y con los años se reveló como humorista estrella en la radio). No hace falta aclarar que no ganábamos casi nada: el equivalente a ochocientos o novecientos pesos de hoy, encerrados todo el día en un departamento de dos ambientes en la calle Cangallo. La decisión koljosiana provocó obvios conflictos: todos ganábamos lo mismo pero no todos producíamos lo mismo para el proyecto. El trabajo de algunos generaba 10 y el de otros 100 o 1.000. ¿Qué era, entonces, lo justo? Muchas veces, el hecho de ganar lo mismo hacía que los jefes dejaran de preocuparse por el trabajo, si después de todo nadie a iba notarlo. El esfuerzo daba igual. Éramos chicos, pienso hoy en mi descargo, confundíamos el hecho cierto de que todos deben tener un salario justo con la fantasía de que todos trabajan por igual, con la misma responsabilidad y generando las mismas ganancias. Un error del cadete podía superarse rápidamente, pero un error del secretario de redacción podía costarle la vida a la revista. Sin embargo, los dos ganaban igual. Es inevitable mi recuerdo de las épocas de El Porteño cuando se habla de teorías del salario público o privado, discusión en la que la hipocresía por metro cuadrado es altísima. ¿Está bien o mal que quienes trabajan mejor ganen más? ¿Por qué, si trabaja mejor durante todo un año, el empleado que no recibe ningún estímulo seguiría haciendo lo mismo al año siguiente? Insisto: todos deben ganar un salario digno. Pero, ¿todos deben ganar un salario igual?

El proyecto de Macri ha puesto nuevamente en discusión el tema y la polémica se ha vuelto tan fogosa como cuando Cavallo sostuvo que no podía vivir con menos de diez mil pesos al mes. Cavallo, claro, tampoco vivía con diez mil pesos (nos tocó informar en aquel momento que pagaba dos mil sólo de expensas) y la discusión se volvía exasperante porque mostraba el abismo del modelo económico: la diferencia entre el salario del ministro y el televidente era tan atroz que el ministro no podía ni siquiera decirla; así de lejos quedaban las dos Argentinas. La polémica retrotrae a la vieja discusión guevarista de los estímulos morales o materiales: ¿qué es mejor para un buen trabajador? ¿Ponerle a fin de año una cucarda de felicitación o aumentarle el sueldo? Aquel setentismo enseñaba que quien quiera sentarse en un sillón más mullido es, por lo menos, un contrarrevolucionario gusano, algo que se entendería si uno explota a los demás, pero, ¿por qué, si es fruto del trabajo sano y del esfuerzo, debe vivirse con culpa el hecho de querer estar mejor? Les pedimos a los funcionarios públicos que se sacrifiquen por la Patria: sabemos que no lo hacen y en gran parte de los casos se corrompen.

Eso sí: que las apariencias ganen. Que parezca que viven con menos. El asunto de la productividad es discutible: ¿cómo medirla en términos del Estado?

Pero, para doblar la apuesta: ¿estaría mal que en el gobierno de la Ciudad (o en el de la Nación) quienes trabajan mejor ganen mas? ¿Sería eso más o menos progresista? ¿Estaría mal hacer algo con los que no trabajan o trabajan mal? Recapacitarlos, formarlos, pagarles de todos modos pero hacer que se capaciten y mejoren su desempeño. ¿Sería reaccionario o progresista? Quien no trabaja, o no se esfuerza, o lo hace mal, perjudica al colectivo. Sería bueno, alguna vez, que los premios no sólo le correspondan al azar.

Espacio de los lectores

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pausibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del REGLAMENTO será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

maria 57 años  | 

Qué es para un empleado público trabahjar bien? Porque en las administraciones, la mayoria de las veces, trabajar bien es permitir los negocios espurios, hacer que no se ve ni se interpreta nada, quedar bien y favorecer la corrupción. El pobre idiota que con espiritu infantil cree que abriendo la boca o firmando un informe o sosteniendo posiciones legalistas va a conseguir algo, termina castigado y perjudicado, en lugar de ganar más gana menos y es muchas veces perseguido.

kidxoan 62 años  | 

Durante la Guerra Fria, dos valores eticos representaron a cada bando, del lado capitalista la etica era "La de la responsabilidad individual, del lado socialista era "La de la solidaridad", gano la primera para desgracia de la humanidad (si hubiera ganado la segunda hubiera sido tambien una desgracia) ¿por que? porque la unica salida para la humanidad es la una sola la etica de la responsabilidad individual y social, porque una y otra no son antagonicas, si soy reponsable individualmente y socialmente soy lo que en el fondo queria Guevara "un hombre nuevo", responsabilidad individual mas solidaridad no es igual a uno mas uno es igual a dos al cuadrado, el efecto es esponencial. pero si solo persigo un solo valor el resultado sera "cero", Ud. Sr.Lantata lo explico muy bien en el proyecto del Porteño, sobre cuando prima solo la solidaridad, el presidente menen lo explico mejor cuando solo predomina el individualismo.

pablo 42 años  | 

Lanata, te convertiste en el heredero de Neustadt y no te diste cuenta, ya es tarde.

Rubén 54 años  | 

No veo fundamentos para no aplicar técnicas de gestión privada a la gestión pública, adaptadas a los fines de esta. Que en lugar de incrementar el lucro privado, se incremente el retorno social de la gestión, por ejemplo. ¿Porqué el ciudadano que financia la actividad de agentes y funcionarios públicos, no tiene derecho a obtener beneficios concretos de la gestión de estos?. ¿No se ha probado, en muchos casos, que una mayor productividad social puede lograrse con incentivos económicos al funcionario? (También se ha probado lo opuesto, por supuesto). En todo caso, ¿porqué no intentar un método de mejora continua en la gestión social, corregir sus falencias y profundizar sus méritos? Así que la gestión es de derecha...mirá vos. ¿Será por eso que las Universidades - gobernadas por gente progre - están tan mal gestionadas?. Pregúntenle a los rosarinos si la gestión socialista es deficiente. La buena gestión pública no es de derecha ni de izquierda.

BadonDojo 40 años  | 

Pretender que reconocer los meritos sea discriminatorio, seria lo mismo que apañar al que no trabaja pero sigue cobrando (algo asi como los ñoquis). Esto que plantea Macri, creo que hay que profundizarlo, hay que indagar mas de cual es el alcance porque si el reconocimiento es para TODOS los empleados que superen los objetivos propuestos, es una cosa, si aplica solo a los funcionarios es otra. No hay que rasgarse las vestiduras por esto, ya que la AFIP desde tiempos inmemoriales paga a sus empleados (tienen los mejores sueldos que se pueden encontrar en el interior del pais) un porcentaje de la recaudacion, aunque no le hayan cobrado ni a 1 mas que el mes pasado, aunque la evasion sea el deporte nacional. Ni siquiera se toman el trabajo de ir a reclamar los aportes previsionales de aquellas empresas que declaran a sus trabajadores pero que no le hacen los aportes, es decir que conocen a los evasores con nombre y apellido. NO LO INVENTÓ MACRI, YA SE APLICA AL MENOS EN AFIP.

1 2 3 4 5 6 7 8
© 2008 - 2010 Copyright Crítica de la Argentina - Todos los derechos reservados
Registro ISSN: 1851-6378.
Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Maipú 271 - C1084AAN - Ciudad Autónoma de Buenos Aires // Tel. (+5411) 5300-4200
         
NetLabs   IAB   Datahost